domingo, 31 de enero de 2010

LEYENDAS DE LA CONSTITUYENTE DE 1940

Simeón Ferro Martínez
Por: Daniel I. Pedreira


La Asamblea Constituyente de 1940 tuvo entre sus delegados varios hombres de negocio cuya visión para el comercio y la empresa eran ejemplo del espíritu emprendedor del cubano antes de 1959. Uno de estos empresarios convertidos en delegados fue el Sr. Simeón Ferro Martínez.

Simeón C. Ferro Martínez nació en Pinar del Río el 4 de octubre de 1902. Era uno de los 19 hijos e hijas de Pío Ferro y Concepción Martínez. Llevó a cabo algunos cursos de matemáticas por correspondencia.

En 1936 fue electo Senador por el Partido Unión Nacionalista. En 1937, junto con algunos de sus hermanos, decidió hacer su propia pasta de guayaba y otras conservas de frutas y jugos para venderla, en vez de comprarlas de otros fabricantes. Establecieron Industrias Ferro, S.A. y fabricaron la planta de producción. Le pusieron el nombre de su madre, Conchita, marca que aún perdura en los estantes de tiendas y supermercados en los Estados Unidos.

En 1939, el Sr. Ferro fue electo Delegado a la Asamblea Constituyente por el Partido Unión Nacionalista. Como tal, formó parte de la coalición gubernamental en la Asamblea. Luego ingresó en el Partido Demócrata, siendo reelecto al Senado. Permaneció allí hasta el 10 de marzo de 1952. Tras la llegada del castrismo se exilió en Miami en 1960. Luego fue a vivir a Puerto Rico, donde se dedicó a trabajar en supermercados. También trabajó en la industria tabacalera en la República Dominicana. El Sr. Ferro murió el 7 de febrero de 1998 en Miami a los 95 años de edad.

Su hijo, Manolín, lo recuerda como “un hombre muy trabajador, una persona muy estricta, disciplinada y tuvo la oportunidad de ayudar a muchos pinareños y cubanos en general. Fue un gran amigo de sus amigos con una inteligencia natural tremenda.”

El Sr. Ferro, como otros cubanos de su generación, representa el espíritu emprendedor del cubano que, aunque ha continuado en el exilio, ha sido destruido dentro de Cuba. Su visión empresarial sirve de guía y ejemplo para una sociedad libre y capitalista en la Cuba futura.

sábado, 30 de enero de 2010

Exilio histórico

Esta foto fue tomada en los años ’30 en la casa de coral del General Mario G. Menocal en Miami Beach, Florida. En ella aparece el ex Presidente Menocal junto a partidarios y simpatizantes, también exiliados en los Estados Unidos durante esa época. Se agradece que identifiquen a los que conozcan.

jueves, 28 de enero de 2010

¡Excelente Presentación del Dr. Manuel Márquez-Sterling!

Anoche, el Dr. Manuel Márquez-Sterling presentó su obra mas reciente, Cuba 1952-1959: The True Story of Castro’s Rise to Power, ante un nutrido público en la Casa Bacardí de la Universidad de Miami. Su libro recuenta detalladamente los acontecimientos que llevaron a Fidel Castro al poder. Esta obra es una gran contribución al estudio de la historia cubana. A continuación, fotos y video del acto.








video


miércoles, 27 de enero de 2010

De las páginas de Bohemia y Carteles

Portada de la revista Bohemia del 27 de enero de 1952.
















Portada de la revista Carteles del 27 de enero de 1952.

domingo, 24 de enero de 2010

LEYENDAS DE LA CONSTITUYENTE DE 1940


Manuel Dorta Duque
Por: Daniel I. Pedreira


Entre los integrantes de la Asamblea Constituyente de 1940 se encontraban varios abogados destacados por su conocimiento legal y dedicación a establecer un estado de derecho en la joven República de Cuba. Uno de los más conocidos fue el Dr. Manuel Dorta Duque.

Manuel Dorta Duque nació el 27 de junio de 1896 en el pueblo de Corral Falso de Macuriges (luego convertido en el Municipio de Pedro Betancourt) en Matanzas. Llevó a cabo sus estudios primarios en las Escuelas Pías de La Habana y cursó el Bachillerato en el Colegio de Belén, graduándose en 1914. Luego ingresó en la Universidad de La Habana, graduándose con el título de Doctor en Derecho Civil en 1918. Su tesis doctoral se tituló El compromiso y su cláusula en el derecho procesal.

Pronto comenzó a ejercer su carrera legal, estableciendo su propio bufete de abogados. En 1919 se casó con Carmen Ortíz Reyes. Juntos tuvieron dos hijos, Juan Manuel y Jorge Enrique. Durante esta época, su volumen de publicaciones creció rápidamente. En 1922 publicó Fundamentos y reformas en el derecho procesal (obra premiada por el Colegio de Abogados). También publicó Resumen de un curso elemental de derecho civil en 1925 y escribió varios Trabajos Jurídicos, entre ellos El endoso en derecho civil, El código de los soviets, La analogía en las causas de divorcio y El abuso del derecho. Entre sus otras obras se encuentran Programa explicado de legislación hipotecaria (1926), Programa de derecho civil (1930) y La posesión y la publicidad (1932).

Durante la época del gobierno del Presidente Gerardo Machado Morales, el Dr. Dorta Duque defendió a los profesores y estudiantes que luchaban en contra del gobierno. Durante esta época también fungió como Profesor de Derecho Hipotecario en la Universidad de la Habana. Su gestión allí llevó a la creación de la Cátedra de Derecho Agrario. En 1934, redactó la Ley de Corporación del Turismo, siendo esta declarada “modelo” en el Congreso Panamericano de Turismo celebrado en Panamá. En octubre de 1936, el Presidente Miguel Mariano Gómez Arias nombró al Dr. Dorta Duque Secretario de Hacienda, cargo que ocupó hasta la destitución del presidente en diciembre del mismo año.

En 1939 fue electo a la Asamblea Constituyente por el Partido Acción Republicana. Durante la Asamblea Constituyente de 1940, el Dr. Dorta Duque contribuyó sus conocimientos legales y agrarios en los debates y elaboración del documento. En 1944 fue electo Representante a la Cámara por La Habana por el Partido Acción Republicana. En la Cámara de Representantes fue presidente de la Comisión de Hacienda. Entre las leyes que ayudó a crear se encuentran la Ley Orgánica del Tribunal de Cuentas, la Ley Orgánica de los Presupuestos (coautor), la Ley del Banco Nacional de Cuba (coautor) y la Ley de Universidades Libres. En 1945, fue Delegado al Congreso de Chapultepec, México. Al crearse el Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo) en 1948, el Dr. Dorta Duque ingresó en sus filas. Fue reelecto a la Cámara de Representantes en 1950, esta vez por el PPR(O). Durante este segundo período legislativo, en 1951, propuso la Ley de Rehabilitación Moral del Dr. Miguel Mariano Gómez Arias, así anulando la sentencia que lo destituyó como Presidente de la República. Aunque el Dr. Gómez Arias falleció meses antes de la aprobación de esta ley, su dignidad fue restaurada ante el pueblo cubano.

Tras el golpe de estado del General Fulgencio Batista Zaldívar, el Dr. Doctor Dorta Duque cesó en su cargo de Representante. Sin embargo, se mantuvo activo en contra del nuevo gobierno, luchando desde su bufete y ante los Tribunales de Urgencia.
La vida del Dr. Dorta Duque siempre estuvo guiada por su fe católica. Fue Jefe Nacional de la Orden de Caballeros de Colón y Rector de la Academia Católica de Ciencias Sociales.

El Dr. Dorta Duque falleció en La Habana el 6 de julio de 1964. Tristemente, tuvo que vivir sus últimos años bajo una dictadura que destruyó el estado de derecho por el que tanto había luchado. Hoy debemos seguir el ejemplo de fe, justicia y dignidad que nos dejó el Dr. Manuel Dorta Duque como legado para crear una Cuba basada en estos principios.


jueves, 21 de enero de 2010

De las páginas de Bohemia

Portada de la revista Bohemia del 21 de enero de 1951.

martes, 19 de enero de 2010

Invitación a presentación de libro importante

Diario Las Americas
Publicado el 01-19-20

Una Invitación

Por Manuel Márquez-Sterling

Hoy simplemente queremos extenderle a todos nuestros lectores una invitación a la presentación de nuestro reciente libro “Cuba 1952-1959: The True Story of Castro’s Rise to Power.”

Esta presentación estará a cargo de “Herencia Cultural Cubana” y el Instituto de Estudios Cubanos y Cubanos-Americanos de la Universidad de Miami, el próximo día 27 de Enero a las 6:30 pm, en la Casa Bacardí, 1531 Brescia Ave, Coral Gables.

Aunque el libro está en inglés la presentación será en español. Presentarán la obra los panelistas, Dr. Marcos Antonio Ramos, distinguido Historiador y teólogo cubano y editor de Herencia; Dr. Alberto Luzárraga, Dr. en Derecho Civil de la Universidad de Villanueva; y Silvia G. Iriondo Presidenta y Fundadora de M.A.R y una activista que combate en todos los foros mundiales por la libertad de Cuba.

Nuestro libro es un compacto y penetrante estudio de los eventos que durante el “Septenio Trágico” de 1952 a 1959 dieron al traste con la democracia y la Republica de Cuba que tan bien había servido a los cubanos. Nosotros tuvimos la fortuna de ser testigos de mayor excepción de muchos de los sucesos acaecidos. Además conocimos a muchos de los autores de esos sucesos. El tomo en cuestión esclarece este período histórico desvaneciendo las falacias inventadas acerca de Cuba y la mitología tejida alrededor de los hechos y sus personajes. La obra la escribimos en inglés para beneficio de aquellos cubanos-americanos que no manejan bien el español y que quieren saber lo que de verdad sucedió en Cuba. Si usted conoce, o en su familia hay jóvenes cubano-americanos, este libro es para ellos. Para las nuevas generaciones que tienen que sufrir las mendacidades que se enseñan en la Academia sobre nuestra patria y su historia.

Nuestro tomo ya ha tenido una recepción estupenda y a continuación queremos citar algunas de las reacciones de lectores y críticos:

Carlos Eire, autor del éxito de librería “Esperando por Nieve en la Habana” dice que “nada de lo que yo había leído me había dado tan clara visión del derrumbe que nos trajo a Fidel. Siempre me había preguntado cómo fue que nuestra patria se desplomó tan completamente y como nuestras elites políticas fueron incapaces de detener a Fidel… Ahora [después de leer este libro] ya no tengo que preguntarme esto más.”

Roberto Luque Escalona, autor de novelas y ensayos históricos y penetrante observador afirma, “que ya era bastante el saber que en el ejército que llamábamos “de Batista” solo hubiera un oficial capaz de hacer combatir a la tropa bajo su mando. [Pero] que en la oposición solo hubiera un político capaz de poner en práctica el sentido común… es demasiado. En: “Cuba 1952” está detallada la causa fundamental de nuestro desastre: una clase política irracional e incompetente que se dejó manipular por un charlatán.”

“Acabo de leer este apasionante libro y lo recomiendo a todos los que estén interesados en saber la verdad sobre lo de Cuba: D.T.C.

“Este libro es un esfuerzo magnífico, y uno muy importante.” Laurence Daly.

He disfrutado totalmente este libro: nos cuenta nuestra triste historia como ningún otro.” Ramiro Cao Sánchez.

“Este libro esclarece la enorme ignorancia y la incomprensión que hay sobre Cuba.” G.P.

“Bravo! No hay nada como este libro en la bibliografía de Cuba. Un milagro de concisión y sin embargo, ahonda como ningún otro.” S.Robinson.

Así, pues, lo esperamos estimado lector el día 27 a las 6 y media en la Casa Bacardí, de la Universidad de Miami.

sábado, 16 de enero de 2010

Un día como hoy…

Un día como hoy, en 1901, nació en Banes, Oriente Fulgencio Batista Zaldívar, Jefe del Ejército y Presidente de Cuba (1940-1944, 1952-1959).

viernes, 15 de enero de 2010

Un día como hoy...

“En la tarde del 15 de enero de 1928 llegó a la Ciudad de La Habana el presidente de los Estados Unidos, Calvin L. Coolidge. El motivo de la visita fue presidir la sesión de apertura de la Conferencia Panamericana. Mr. Coolidge y su esposa fueron recibidos en la escalinata de la Capitanía del Puerto por el presidente Machado y su esposa. Más de doscientas mil personas llenaban el litoral y las calles adyacentes hasta el Prado desde más allá de la Plaza del Maine hasta la Capitanía del Puerto. En todo su recorrido de la Capitanía del Puerto al Palacio Presidencial una lluvia de flores cayó sobre el auto presidencial.


Fue en la Conferencia Panamericana cuando por primera vez en el mundo un jefe de nación, el General Gerardo Machado, fue oído en todo un continente en vivo. Las comunicaciones radiotelegráficas se unificaron para que toda la América escuchara el discurso del presidente cubano.


Los alumnos del Seminario Conciliar de La Habana, acompañados del Arzobispo, monseñor Ruiz, se situaron en la escalinata de la Catedral desde donde presenciaron el desfile de la comitiva. Al pasar frente al templo el automóvil presidencial, las campanas fueron echadas a vuelo secundándolas las de todos los templos de la ciudad.”
Fuente: www.guije.com


También un día como hoy, en 1934, renunció a la Presidencia el Dr. Ramón Grau San Martín tras cuatro meses en el poder. Es sustituido por su Secretario de Estado, el Ingeniero Carlos Hevia y de los Reyes Gavilán, quien ocupó la Presidencia hasta el día siguiente.

jueves, 14 de enero de 2010

LEYENDAS DE LA CONSTITUYENTE DE 1940


Miguel Suárez Fernández
Por: Daniel I. Pedreira

La Asamblea Constituyente de 1940 estuvo compuesta por hombres y mujeres que, en muchos casos, a penas comenzaban su carrera política y llegarían a ocupar puestos claves en el gobierno cubano. Uno de los políticos más destacados que salió de aquella Asamblea fue Miguel Suárez Fernández.
Miguel Ángel Suárez Fernández nació en Placetas, Las Villas, el 5 de julio de 1902. Su padre, el Dr. Miguel A. Suárez Gutiérrez, era abogado y llegaría a ser Senador por Las Villas y Secretario de Comercio en el gobierno del Presidente Carlos Mendieta Montefur. “Miguelito,” como le llamaban, estudió en el colegio de Belén en La Habana, y luego se graduó de Derecho en la Universidad de La Habana. Luego ocupó el cargo de Registrador de la Propiedad en Guanabacoa y fue miembro del Partido Unión Nacionalista. En 1939 fue electo Delegado a la Asamblea Constituyente por el Partido Revolucionario Cubano (Auténtico). Según el historiador Néstor Carbonell Cortina, “allí se midió con los grandes en diversos debates, y demostró tener temple para combatir y sagacidad para aunar voluntades.” Luego fue electo Representante y Senador por Las Villas, siempre con el número uno por el P.R.C.(A). Su inmensa popularidad y poder político en su provincia natal hizo que lo llamaran “el Zar de Las Villas.” El Dr. Suárez Fernández fue el líder de la interpelación del gabinete del Presidente Fulgencio Batista Zaldívar y fue el autor intelectual del voto directo para Presidente, el cual llevó al Dr. Ramón Grau San Martín a la Presidencia. Fue Presidente del Senado desde 1945 hasta 1950.
Quiso postularse a la Presidencia de la República en las elecciones de 1948 y creó el Tercer Frente, usando el lema “Al Combate.” Al no poder presentar las candidaturas de su partido, no participó en las elecciones. Se retiró de la política y fue a España. Poco tiempo después, regresó a Cuba y ayudó al Dr. Carlos Prio Socarrás a salir electo a la Presidencia al ganar la Provincia de Las Villas para el P.R.C.(A). En 1950, el Presidente Prío Socarrás lo nombró Ministro de Estado, cargo que ocupó hasta 1951. Como Ministro, el Dr. Suárez Fernández firmó el último pacto con los Estados Unidos sobre el diferencial azucarero.
Al llegar el castrismo a Cuba, el Dr. Suárez Fernández salió hacia Venezuela, luego a Puerto Rico y, finalmente, a Miami. En Miami trabajó en una organización anti-castrista y luego en el bufete de abogados de su hijo, Miguel Ángel. Allí murió el 19 de enero de 1968, víctima de un ataque masivo al corazón, el mismo día del cumpleaños de su hijo.
Estudiando las vidas de los Delegados a la Asamblea Constituyente de 1940 nos puede iluminar al estudiar las posibilidades para un estado de derecho en una Cuba futura. Al cumplirse 42 años de su fallecimiento y 70 de su valiosa actuación en la Asamblea Constituyente, el legado del Dr. Miguel Suárez Fernández necesita mantenerse vivo para ayudar a construir la Cuba futura.

miércoles, 13 de enero de 2010

De las páginas del Diario Las Américas


Diario Las Americas
Publicado el 01-13-2010

El tercer hombre


Por Uva de Aragón


Manuel Márquez Sterling acaba de publicar y presentar con gran éxito en el Centro Cultural Cubano de Nueva York “Cuba 1952-1959. The True Story of Castro Rise to Power”. El libro, con un prólogo de Néstor Carbonell Cortina, enfoca las posibilidades de transiciones políticas que se intentaron en Cuba después del golpe de estado de Fulgencio Batista en 1952, y en especial, la recta y al final solitaria batalla de su padre, Carlos Márquez Sterling, por buscarle una salida a le encrucijada que vivió Cuba en esos años.

Manuel documenta cómo esta lucha política, aunque buscara una solución pacífica, no estuvo libre de violencia, pues los que la defendieron a menudo fueron objeto de amenazas y atentados. Califica con acierto a Carlos Márquez Sterling como el tercer hombre, y arguye que las únicas opciones para Cuba en aquel momento no eran, como tantos han dicho, entre Batista y Fidel Castro. Enfatiza la formación y trayectoria nacionalista, cívica y democrática de Márquez Sterling.

Aunque comienza con datos sobre la Cuba republicana, y cierra con una visión del país bajo la Revolución, lo vital de la narración son los acontecimientos que a menudo pasan por alto otros recuentos históricos, como los esfuerzos de la Sociedad de Amigos del País (SAR) y el acto del Muelle de Luz en 1955, el Diálogo Cívico en 1956, la Comisión Bicameral en el 57, y finalmente la fundación del Partido del Pueblo Libre por Carlos Márquez Sterling y su candidatura a la presidencia en noviembre de 1958, frente al aspirante oficialista Andrés Rivero Agüero.

El autor expone el papel que jugaron para entorpecer el éxito de estas elecciones tanto algunos políticos que prefirieron apoyar la vía revolucionaria como también algunos norteamericanos. Por ejemplo, Herbert Matthews, tuvo una actuación más allá de su labor periodística, pues intentó influir en algunos políticos, como el propio Márquez Sterling a quien visitó para pedirle que apoyara la huelga convocada desde la Sierra Maestra para abril de 1958. El libro destaca la participación del 26 de Julio y Fidel Castro --que veía en la tesis de Márquez Sterling un verdadero peligro para sus ambiciones de poder-- y sus muchos intentos de amedrentar a candidatos y votantes. Cita asimismo las memorias del General Francisco Tabernilla Palmero, recientemente publicadas, que documentan el fraude monumental cometido en los comicios por el gobierno de Batista.

Aunque uno desearía que estas verdades se hubieran abierto paso desde hace años, la espera de Manuel para escribir este libro ha sido beneficiosa, pues la perspectiva del tiempo y su propia labor como historiador le dan una visión serena de hechos que vivió junto a su padre. El autor ha tenido que salvar otro escollo que conozco bien, pues se me hizo evidente al escribir mi tesis doctoral sobre mi abuelo materno, el escritor Alfonso Hernández-Catá. Se trata de buscar el tono adecuado al acercarnos a un personaje histórico que es además un familiar cercano al que nos unen vínculos afectivos.

Manuel optó por revelar la relación personal sólo en las páginas preliminares, y en el resto del libro referirse a Carlos Márquez Sterling de la misma manera que a otras personalidades mencionadas, aunque, naturalmente, destaca su protagonismo. Enfatiza el rumbo tan distinto que hubiera tomado el país si hubieran triunfado los votos sobre las botas y las balas, como recomendaba el lema del Partido del Pueblo Libre.

El momento de la publicación de este libro es también adecuado por otras dos razones. Coincide con obras que han visto la luz en Miami y La Habana sobre los últimos días de Batista, y que sostienen que si las elecciones hubieran sido honestas, hubiera triunfado Márquez Sterling. No es sólo su hijo, pues, quien sostiene que la Revolución no fue inevitable.

El estudio del pasado no es un ejercicio inútil sino un puente hacia el futuro. En momentos en que se acerca la posibilidad de que el pueblo cubano se vea de nuevo en la encrucijada de escoger entre las transiciones violentas y las pacíficas, el análisis de este período crucial en la historia de Cuba ofrece invaluables lecciones. Otra razón de lo afortunado que ha sido el momento de la edición de esta obra.

Manuel Márquez Sterling tuvo razones muy válidas para escribir este libro en inglés, pues, además de hacer esta historia accesible a las nuevas generaciones de cubanoamericanos, incluyendo en especial sus hijas y nieto, son muchos los estudios académicos sobre Cuba en Estados Unidos que se beneficiarán de los datos y la perspectiva que ofrece este volumen. Sin embargo, me parece que sería muy útil una versión en español, especialmente para los lectores de la Isla. Carlos Márquez Sterling amó con pasión la tierra en que nació y en la que se desenvolvió como profesor, intelectual, historiador, abogado y figura pública. Recordado con respeto, principalmente por su brillante labor en la Asamblea Constituyente de 1940, es necesario que la historiografía cubana reconozca asimismo la limpieza de su participación en las elecciones de 1958.

En el presente, sin embargo, hay que batir palmas por la publicación de “Cuba 1952-1959. The True Story of Castro Rise to Power” de Manuel Márquez Sterling, con una bella portada de su hija Carolina y la colaboración de R. Rembert Aranda. Esperamos que el libro se presente en Miami en el futuro próximo. Los interesados en el tema pueden encontrar más datos, fotos y una valiosa cronología en el sitio web http://Cuba1952-1959.com y ordenar el libro, editado por Kleiopatria Digital Press, en www.Amazon.com. Vale la pena.

lunes, 11 de enero de 2010

De las páginas de Bohemia



Portada de la revista Bohemia del 11 de enero de 1942. Apenas un mes tras el ataque japonés a la base de Pearl Harbor, los Estados Unidos, Cuba y otros países de América Latina le habian declarado la guerra a los países del Eje. La contribución del pueblo cubano a la causa de los aliados fue modesta, pero importante.

domingo, 10 de enero de 2010

Un día como hoy...


Un día como hoy, en 1936, en las primeras elecciones desde la caída del gobierno del General Gerardo Machado, resultó electo presidente el Dr. Miguel Mariano Gómez Arias. Estos comicios también fueron importantes porque, por primera vez en Cuba, las mujeres pudieron ejercer su derecho al voto.

martes, 5 de enero de 2010

Román Nodal Jiménez


Por Daniel I. Pedreira
Al recordar a todos los cubanos que enaltecieron a la República de Cuba durante su época pre-castrista, normalmente se omiten a aquellos que permanecieron en Cuba bajo la dictadura. Muchos de estos cubanos vivieron sus últimas décadas en una Cuba dividida y oprimida. A pesar de esto, no dejaron de vivir con esperanza y dignidad. Al Sr. Román Nodal Jiménez, uno de los políticos más destacados de Cuba, le tocó vivir esta situación.

El Sr. Nodal nació en Unión de Reyes, Matanzas en 1906. Estudió el Bachillerato en Candler College en La Habana y cursó los estudios superiores en la Escuela de Técnicos Azucareros, graduándose de químico. Fue asignado delegado ante la Asociación Nacional de la Industria Azucarera y luego fue ascendido a jefe. Integró la comisión que hizo el mapa de Cuba con el análisis y la calificación de las tierras. También fue inspector de enfermedades de la caña, encargado de 16 ingenios. A los 25 años de edad fue nombrado segundo administrador de un ingenio. Fue electo consejero provincial de Matanzas, pero poco después perdió su cargo en elecciones complementarias. En 1933, al llevarse a cabo la reorganización de la compañía, fue asignado para administrar un ingenio, pero declinó el nombramiento para trasladarse a La Habana.

Allí comenzó su carrera en el servicio público al ser nombrado jefe de un departamento en la Secretaría de Obras Públicas. Siendo Presidente del Partido Conservador en la Provincia de Matanzas, en 1936, fue electo Representante a la Cámara. Fue reelecto en 1940, 1944 y 1948, esta vez por el Partido Republicano.
El Representante Nodal fue el autor del Inciso K de la Ley número 7 del 5 de abril de 1943, relacionada con los Presupuestos Nacionales. Por medio de este Inciso fueron creadas cinco mil aulas a lo largo de la isla. Fue nombrado Vicepresidente de la Cámara de Representantes y Presidente de la Comisión de Hacienda y Presupuestos de dicho cuerpo legislativo. También logró ayudar a su pueblo natal de Unión de Reyes. Logró conseguir créditos para la reconstrucción del acueducto y para la compra de una ambulancia. También cooperó con la Comisión de las Fuerzas Vivas del Término Municipal de Unión de Reyes, la cual gestionó que el gobierno impidiera la demolición del Central Santo Domingo.

En 1947, el Presidente Ramón Grau San Martín lo nombró Ministro de Agricultura. Estando al mando del Ministerio, manejó la venta de la primera zafra tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Esta negociación se llevó a cabo en La Habana con el Secretario de Agricultura de los Estados Unidos, Clinton P. Anderson, enviado por el presidente Harry S. Truman. A causa de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno cubano había reducido el precio del azúcar como contribución cubana a los Aliados. Sin embargo, al terminar la Guerra, los Estados Unidos continuaba pagando el azúcar a precios reducidos. El Presidente Grau ordenó la paralización de los embarques de azúcar a los Estados Unidos hasta que se reanudaran los pagos al costo establecido antes de la Guerra.

Durante las elecciones de 1948, el Dr. Nodal ingresó en el Partido Demócrata, el cual había formado una coalición con el Partido Revolucionario Cubano (Auténtico). Su candidato presidencial, el Dr. Carlos Prío Socarrás, ganó esos comicios, y este lo nombró Ministro de Defensa Nacional. Durante esta época también ocupó la presidencia de la Asamblea Nacional de la Asociación Nacional de Ganaderos de Cuba.
El Ministro Nodal cesó su cargo repentinamente el 10 de marzo de 1952 tras el golpe de estado del General Fulgencio Batista. En 1956, salió electo Senador por Matanzas por el Partido Auténtico y luego fue nombrado Vicepresidente del Senado. De nuevo, cesó su cargo legislativo el 1 de enero de 1959 al caer el gobierno del General Batista e instaurarse el castrismo.

Mientras que la persecución y los fusilamientos forzaron el destierro de la mayoría de los políticos cubanos, el Dr. Nodal se quedó en Cuba. Durante dos años permaneció bajo arresto por el régimen castrista, el cual investigaba la procedencia de sus bienes. El humillante proceso solo probó su inocencia.

Vivió sus últimos años con dignidad en Cuba. Retirado de la vida política y laboral, se dedicó a criar pollos en incubadoras y a llevar a cabo modestas actividades granjeras en el patio de su casa. Tras la invasión de Playa Girón, fue detenido tras conocerse de la participación de su hijo, Rodolfo, en la Brigada de Asalto 2506. Falleció en su residencia en Miramar el 21 de enero de 1982. Tanto su estado de ánimo como su filosofía sobre la vida resuenan en sus palabras: “Ya en la senectud, con los deseos apagados, los instintos dormidos y los entusiasmos en reposo, con la voz de la conciencia, que es la que había más alto en esta edad, sin reproches ni admoniciones que quitan el sueño y traen la angustia al espíritu, vivo mis últimos días.”

Estuvo casado con Ofelia Tarafa de Cárdenas y juntos tuvieron tres hijos, Marta, Elena y Rodolfo. Este último lo recuerda como “un hombre público excepcional por el estricto cumplimiento de su palabra y su generoso espíritu de servicio. Recorría la Provincia de Matanzas con él y recuerda “como salían de los lugares más recónditos del campo personas agradecidas por su servicio a saludarlo afectuosamente (a ‘Román’ o a ‘Nodal,” como le llamaban).”

La vida del Sr. Nodal es un ejemplo de dignidad y honor ante la opresión y la tiranía. Estos valores necesitan servir de cimientos para la Cuba futura.

domingo, 3 de enero de 2010

Un día como hoy...


Un día como hoy, en 1861, nació Ricardo Dolz Arango, Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana y Senador.

sábado, 2 de enero de 2010

La Constitución de 1940: Legado y Vigencia


Por: Daniel I. Pedreira

Este año se cumple el 70 aniversario de la promulgación de la Constitución Cubana de 1940. Este documento, con sus virtudes y defectos, es el mejor exponente de la unidad nacional en la política cubana durante la república.

A la Convención Constituyente fueron electos, en 1939, 80 delegados, representando a los partidos Revolucionario Cubano (Auténtico), Demócrata Republicano, Acción Republicana, A.B.C., Liberal, Nacionalista, Comunista, Nacional Democrático y Nacional Revolucionario. Estos delegados no solo representaban diferentes ideologías políticas, sino también diferentes profesiones. Entre los delegados habían treinta abogados, doce médicos, cinco propietarios, cuatro periodistas, dos hacendados, dos comerciantes, dos notarios, dos procuradores, dos doctores en ciencias, dos ex-militares, dos colonos, un dentista, un ganadero, un agricultor, un industrial, un farmacéutico, un arquitecto, un ingeniero, un maestro, un empleado, un albañil, un pailero y un zapatero.

Algunos, como el Dr. Orestes Ferrara Marino, habían sido miembros del gobierno del Presidente Gerardo Machado, mientras que otros, como los Doctores Carlos Prío Socarrás y Ramón Grau San Martín, participaron en la revolución que lo derrocó. Existían algunos roces entre ambas facciones, representativas del pasado y del futuro. Sin embargo, supieron dejar sus diferencias a un lado para luchar por el bien del país.

Sin lugar a dudas, la Constitución de 1940 representa lo mejor del pueblo cubano precisamente porque representa que los cubanos, a pesar de diferencias ideológicas, profesionales y económicas, pueden unirse para crear una Cuba con todos y para el bien de todos. En el 2010, a 70 años de la firma de aquel valioso documento en Guáimaro, debemos estudiar las vidas y obras de los delegados que lucharon por establecer un estado de derecho en la República de Cuba.

viernes, 1 de enero de 2010

La Bandera Azul


Mientras que el régimen castrista celebra 51 años de revolución y dictadura, el exilio cubano mantiene sus raíces vivas. Anualmente, el Municipio de Santiago de Cuba en el Exilio iza la bandera cubana y la Bandera Azul. Esta tradición data de 1945, cuando el Alcalde de Santiago de Cuba, Luís Casero Guillen, izó la Bandera Azul por primera vez como símbolo de honestidad administrativa. Representaba el pago de las deudas del año anterior por la Alcaldía Municipal. El Alcalde Casero Guillen dijo: “Esta bandera no constituye censura para administraciones pasadas, sino un mandato para el futuro.” La Bandera Azul fue imitada por 30 Municipios a lo largo de Cuba.

Un día como hoy…


Un día como hoy, en 1959, el General Fulgencio Batista Zaldívar renunció y junto a su familia salió hacia la República Dominicana y Fidel Castro y sus revolucionarios llegaron al poder. En el siguiente enlace, el Dr. Emilio Ichikawa entrevista a Fulgencio Rubén Batista Godínez sobre las últimas horas de la familia Batista en Cuba: http://www.eichikawa.com/entrevistas/Fulgencio_Batista.html